Las empresas las hacen las personas… con sus decisiones.

Las empresas las hacen las personas… y a las personas, sus decisiones

Eran las 18:45 del miércoles 4 de agosto del año 2021. Entre los que se encontraban disfrutando de sus vacaciones, los que habían decidido teletrabajar ese día y los que ya se habían marchado a casa, ya no quedaba nadie en la oficina.

Bueno, nadie excepto Sara, que estaba a punto de salir de la oficina cuando, de repente, se acordó de que en casa se había agotado el toner para la impresora. Al día siguiente había elegido teletrabajar y tenía que imprimir unos documentos a primera hora.

Sara es una mujer joven que acaba de cumplir 24 años. De familia acomodada y licenciada en ADE, trabaja como Gestora de Cuentas para clientes del norte de Europa, en una compañía situada a unos 30 kilómetros al norte-oeste de Barcelona.

La empresa de Sara es una de las miles de empresas de tamaño medio – 20 millones de € de facturación anual y cerca de 100 empleados – que conforman el tejido productivo en España.

Decisiones Inconscientes y Conscientes

Sara está muy contenta y agradecida a la empresa.

Ese agradecimiento se debe principalmente a que, cuando la contrataron, en febrero 2020, no contaba con ninguna experiencia profesional previa y, aun así, le dieron la oportunidad.

2 meses antes de contratarla acababa de regresar de Australia, donde decidió marcharse para aprender inglés y conocer mundo, tras acabar la carrera, a mediados de 2018.

Su plan inicial era trabajar allí y así poder ingresar algo de dinero, para que no tuvieran que financiarle la estancia sus padres. Al final, entre unas cosas y otras, se pasó algo más de año y medio disfrutando la experiencia, haciendo amigos y viajando. Cuando se quiso dar cuenta, era hora de volver.

«¿Quién decide trabajar estando en Australia, con dinero, conociendo gente y pudiendo disfrutar de una experiencia única?… y mucho menos a mi edad ¿No crees?»

Las empresas las hacen las personas… y a las personas, sus decisiones

Tan pronto regresó, Sara se llevó una sorpresa. Sus padres le comentaron que las cosas no iban tan bien como antes, por lo que sería de gran ayuda que se pusiera a buscar trabajo cuanto antes.

Tras el shock inicial Sara se activó – hasta ese momento no había sido consciente de que la situación económica en su casa había cambiado – y comenzó a enviar curriculums a un buen número de anuncios on-line, entre ellos, al que acababa de publicar la que pronto sería su nueva empresa.

«Se buscan profesionales para el departamento de atención al cliente. Nivel muy alto de inglés.» rezaba el anuncio.

Decisiones Emocionales (Inconscientes)

María, la jefa de Sara y directora de ventas y marketing, es una mujer apasionada por su trabajo y con un entusiasmo contagioso. Tanto los clientes, como su equipo, la adoran.

Fue María, su jefa, la que, a pesar de que Sara no contaba con ninguna experiencia previa y de que solo habían entrevistado a 3 candidatos, tomó la decisión de contratarla. Lo hizo en contra de la opinión de recursos humanos, que habían recomendado seguir viendo candidatos.

María argumentó que, la actitud resuelta y el carácter apasionado que había mostrado Sara durante las entrevistas, junto con su fluidez en inglés, la posicionaban como la mejor candidata para el puesto. Fue amor a primera vista. Le recordaba a ella misma.

Las empresas las hacen las personas… y a las personas, sus decisiones

El poder de la intuición

Aun así, María hizo caso omiso de las recomendaciones y, saltándose el procedimiento interno, decidió seguir su intuición y llamar personalmente a Sara y ofrecerle la posición. Algo le decía que no hacía falta buscar más. Había encontrado lo que buscaba.

«Sara ¿qué tal? soy María. Te llamo para contarte que he decidido ofrecerte la posición. Me ha gustado mucho tu actitud y tu inglés es excelente. ¡Seguro que lo vas a hacer muy bien! Le diré a recursos humanos que te envíe la oferta y, si te estás de acuerdo, me gustaría que te incorpores el próximo lunes ¿Te parece?»

» ¡Genial! que alegría! ¡Muchas gracias, María! ¡Estoy deseando comenzar!»

«Nos vemos el lunes entonces. Por cierto, no comentes nada, pero este no es el procedimiento habitual. Recursos humanos quería que siguiésemos viendo candidatos, pero yo lo tengo clarísimo. ¡No vamos a encontrar a nadie mejor que tú!»

Decisiones Racionales (Conscientes)

Los fundadores de la empresa, Enric y Paula, son un matrimonio de unos 50 años. Montaron la empresa con sus ahorros y el finiquito, tras perder ambos sus empleos de forma simultánea, como consecuencia de la crisis del 2008.

En marzo 2020, tan pronto se decretó el confinamiento, Enric y Paula ofrecieron a todos los empleados – excepto a los del almacén – la oportunidad de teletrabajar.

Lo hicieron a pesar de que entre marzo y mayo 2020 los pedidos cayeron prácticamente a 0, pero los fundadores decidieron aguantar y no acogerse a un ERTE, a pesar de no contar con apenas ventas durante casi 2 meses.

El poder de los datos

«Paula ¿Estás segura de que nos podemos permitir tomar esta decisión? Le preguntó Enric, el fundador de la empresa, a su mujer.»

«Si Enric, he revisado las cuentas con el director de finanzas y tras un análisis detallado, hemos confirmado que contamos con suficientes fondos propios como para aguantar casi 1 año sin financiación o ayudas externas.»

Modelos De Toma De Decisión

Tras esa conversación Enric y Paula pensaron que esta situación era una excelente oportunidad para enviar un mensaje a sus empleados. Deseaban hacerles saber que apreciaban su trabajo y les importaba su estabilidad. Querían dejar claro que, en su empresa, las decisiones no se tomaban exclusivamente en base a sus intereses económicos.

Lo fácil – y lo que les recomendaban sus asesores fiscales – hubiese sido enviar a todo el mundo a casa con un ERTE y ahorrarse el 75% de los salarios. La verdad es que sonaba tentador ya que 3/4 partes de los salarios las pagaría la Seguridad Social. O sea, toda la sociedad.

Lo difícil era decidir financiar 2 meses de perdidas con fondos propios, en pro del beneficio de los empleados, de la sociedad y de la sostenibilidad de la empresa en el largo plazo.

Tras analizar la situación y consensuarla internamente, validando la viabilidad e impacto con los responsables de RRHH y Finanzas, decidieron tomar esa decisión.

Maldito Toner

Había pasado casi un año y medio de todo aquello. Tanto de la contratación de Sara por parte de María, como de la decisión de Enric y Paula de no hacer ningún ERTE, autofinanciarse con fondos propios durante el tiempo que cayesen las ventas y de adaptar todos los procesos administrativos al formato teletrabajo.

3 decisiones importantes, tomadas siguiendo diferentes modelos de toma de decisión.

Y allí se encontraba Sara, a punto de salir por la puerta, cuando de repente se acordó de que, la impresora de su casa, idéntica a la que tenían en la oficina y que usaba cuando teletrabajaba, se había quedado sin toner.

Así que Sara pensó que la solución más fácil, dadas las circunstancias, era llevarse a casa una caja de cartuchos de impresora láser de la oficina.

Esta fue su secuencia de preguntas y respuestas en la mente de Sara:

Esta gente es muy «cool» y todo lo que quieras, pero mis padres están mal de dinero y yo no puedo permitirme comprar tinta de impresora. Bastante es que uso la impresora de mi casa.

Pero claro, si me llevo esta tinta a casa, otros podrían pensar lo mismo y al final, si todos nos llevamos la tinta, así, sin preguntar siquiera ¿cómo van a controlar el gasto? Con todo lo que se han esforzado para no enviarnos a un ERTE, tampoco es justo que les haga esto.

Pero ellos tampoco piensan que, si trabajamos desde casa y usamos nuestra impresora allí, no tendríamos que pagar nosotros por el toner!

Al final, no me la estoy llevando para mí, aunque si se enteran, podrían pensar que no es lo único que me he llevado sin preguntar y por una tontería puedo meterme en problemas y que pierdan la confianza en mí. No quiero perder este empleo.

Aunque, si me pillan, podría pedirle a mi jefa que haga una excepción al código de conducta conmigo. Con mi contratación ya se saltó el procedimiento habitual y no pasó nada.

Pero claro, los dueños no son como ella y se lo pueden tomar muy mal.

¿Sabes qué? Que no me lo llevo. Mañana hablaré con mi jefa y vemos cómo resolver este tema. No me siento bien con esta decisión.

Conclusiones

¿Qué conclusiones sacas de toda esta historia? ¿Reconoces los modelos de toma de decisiones de Sara, Enric y Paula o María?

Cada día tomamos miles de decisiones que marcan nuestra vida y la mayoría de nosotros no sabemos ni siquiera, cómo, ni por qué, hemos tomado esa decisión.

En el mundo empresarial o laboral, cualquier decisión, por irrelevante que parezca, tiene un impacto en nuestra reputación, en nuestra marca personal, en la imagen que proyectamos como profesionales y como empresa.

Diferentes modelos de toma de decisión

Existen muchos modelos diferentes, todos ellos de gran utilidad, especialmente cuando somos capaces de entenderlos y utilizarlos en el momento adecuado.

El modelo racional básico, el racional limitado, el modelo de la intuición retardada de Daniel Kahneman, el modelo de los 6 sombreros para pensar de Edward de Bono, el modelo de las 12 preguntas de Laura Nash, el modelo de deliberación moral de Diego Gracia, o el modelo de las 3 Ps, desarrollado internamente por el equipo de Liderazgo ético, son algunos ejemplos de modelos que nos ayudan a mejorar nuestra capacidad de tomar buenas decisiones.

Cuantos más modelos conoces y manejas, mejores decisiones puedes tomar.

¿Y tú? ¿Qué modelos de toma de decisiones conoces? ¿Cuáles utilizas? ¿En base a qué criterio o situaciones eliges utilizar cada modelo?

¿Eres consciente del riesgo de tomar decisiones sin seguir modelo alguno?

¡Hora de reflexionar!


Si te interesa saber más acerca de los diferentes modelos de toma de decisiones que existen, cuándo y cómo utilizar cada uno de ellos, nuestro programa de formación V.A.L.I.E.N.T.E.S. te va a interesar.

Si te gusta este contenido y consideras que aporta valor, te agradeceré que me des un “me gusta” y compartas con tu red.

Quizás te interesen algunos de los últimos artículos que he publicado en Linkedin y en www.liderazgoetico.com. Si quieres recibir una notificación en tu email cada vez que publique un nuevo artículo o evento, te invito a que te suscribas a mi blog (No envío newsletters, ni spam.)

Te dejo algunos enlaces a mis artículos más recientes a continuación:

Deja un comentario

Scroll Up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: