Los 4 pilares de una sociedad feliz

Los 4 pilares de una sociedad feliz

Feliz día de la felicidad! Suena a chiste ¿verdad?

Buscar la felicidad es, desde tiempos ancestrales, el principal anhelo de cualquier ser humano.

En ocasiones podríamos pensar que, más que un anhelo, se trata de una quimera, ya que, cuanto más se busca, menos se encuentra.

Y es que, el principal problema es que nos inculcan una idea completamente errada de lo que significa ser feliz.

Nos educan en la creencia de que:

  1. Se busca
  2. Es un estado permanente
  3. La felicidad tiene algo que ver con lo material

El actual modelo educativo y socio-económico están diseñados para que la felicidad resulte inalcanzable y así, mantenernos en una búsqueda permanente a lo largo de nuestras vidas.

Correlación entre la evolución de la economía y el incremento de la infelicidad

A mediados de los años 50, cuando se les preguntaba a los jóvenes de menos de 30 años que significaba para ellos ser feliz, la mayoría respondía:

  1. Estar sano
  2. Formar una familia
  3. Tener hijos
  4. Tener un trabajo bien remunerado y estable

En un mundo devastado por 2 grandes conflictos bélicos y una terrible pandemia, que asolaron buena parte del mundo desarrollado durante la primera mitad del siglo XX, para la mayoría de ciudadanos la felicidad tenía que ver con seguir vivos.

Con la recuperación económica y el aumento del poder adquisitivo de la clase media en los años 60 y 70 – sueño americano – esas expectativas fueron aumentando y con ellas, ha ido aumentando la infelicidad de la sociedad moderna.

Evolución e infelicidad

En una reciente encuesta de la universidad de Harvard a decenas de miles de jóvenes americanos, al ser preguntados por lo que sería para ellos alcanzar la felicidad, la respuesta de un 80% de esos jóvenes apuntaba a 2 elementos:

  1. Ser ricos
  2. Ser famosos e influyentes

Parece, por tanto, que, en lugar de mejorar nuestras ratios de felicidad, lo que la aceleración de la economía y mejora del poder adquisitivo ha producido en la población ha sido un aumento de expectativas, lo que hace, inevitablemente que alcanzar el objetivo resulte más difícil y, con ello, nuestro nivel de insatisfacción crezca.

El dinero y la posición se han convertido en la zanahoria asociada a la felicidad, que, cuanto más perseguimos, más se aleja.

¿Qué es la felicidad?

Según Sonja Lyubomirsky, profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Riverside, summa cum laude por la Universidad de Harvard y Doctora en Psicología social y de la personalidad por la Universidad de Stanford, la felicidad se define como la «Experiencia de alegría, satisfacción o bienestar positivo, combinados con una sensación de que la vida de uno es buena, significativa y que además vale la pena».

Los 4 pilares de una sociedad feliz

El Día Internacional de la Felicidad se celebra cada año el 20 de marzo desde 2013.

Según la propia Organización de las Naciones Unidas, el día 20 de marzo se estableció como el Día Internacional de la Felicidad para “reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno”

Según la ONU “La búsqueda de la felicidad es un objetivo humano fundamental” que debe ser promovido y garantizado por los gobiernos de todo el planeta.

Tal punto de preocupación genera una potencial crisis de felicidad para los gobiernos a nivel mundial que, la felicidad nacional bruta (FNB) o felicidad interna bruta (FIB) se ha convertido en un indicador común, que mide la calidad de vida en términos más holísticos y psicológicos que el producto interno bruto (PIB) desde mediados de los años 70.

Mientras que los modelos económicos convencionales observan el crecimiento económico como objetivo principal, el concepto de FNB se basa en la premisa que el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo del desarrollo material y espiritual.

Los cuatro pilares de la FNB son:

  1. La promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario
  2. La preservación y promoción de valores éticos
  3. La conservación del medio ambiente
  4. El establecimiento de un buen gobierno

¿Por qué resulta tan utópica la felicidad?

¿Cómo vamos a mejorar nuestro FNB, si no educamos a los jóvenes en la construcción de estos 4 pilares?

Los modelos educativos de la mayoría de países del mundo están enfocados en el desarrollo de trabajadores cualificados que se comporten de forma cívica, siguiendo instrucciones, al dictado de sus autoridades.

Ningún modelo educativo tradicional prioriza la enseñanza de valores éticos, la sostenibilidad del planeta y conservación del medio ambiente, o la igualdad, como asignaturas troncales.

Cómo podemos por tanto esperar que mejore nuestro FNB, si educamos a nuestros jóvenes para que se incorporen a empresas que trabajan en contra de estos 4 pilares, o que simplemente, no los contemplan como una prioridad.

Educamos a los jóvenes para competir. Para incorporarse a un mercado laboral abarrotado, en el que, desde antes de comenzar, ya tienen que dar empujones.

¿Qué nos hace felices?

La universidad de Harvard inició un experimento en 1938 al que llamó “Study of adult Development” que todavía está en activo.

Durante los últimos 83 años, un equipo de investigación, dirigido por Robert Waldinger, ha analizado los niveles de desarrollo y felicidad de 724 personas. Muchos de estos adultos han fallecido y otros comenzaron como adolescentes y cuentan con más de 90 años de edad.

A lo largo de sus vidas, todas estas personas – como nos ocurre a todos nosotros – han ido experimentando momentos de felicidad e infelicidad.

El estudio, tras más de 80 años de análisis (es el estudio más longevo que jamás se ha realizado) ha concluido que cuando:

  1. La gente termina la universidad tienen como objetivo ganar mucho dinero y alcanzar una posición de responsabilidad e influencia.
  2. La gente se va haciendo mayor, se van dando cuenta de que el trabajo y el sacrificio excesivo que conlleva, les está pasando un alto peaje, dañando las relaciones con sus seres queridos.
  3. Están apunto de morir, no se acuerdan del dinero que han ganado o el poder que han tenido, sino de todos los buenos momentos que han vivido con sus seres queridos y, si de algo se arrepienten, es de no haber pasado más y mejores momentos con aquellos a los que amaban.

Los estudios de Harvard demuestran con cifras que, a más y mejores relaciones con otros seres queridos, más felices somos y más años vivimos.

Una sociedad deprimida y ansiosa

En los últimos 30 años, debido a la aceleración del modelo socio-económico, estamos siendo testigos de una epidemia mundial de mala salud mental provocada por nuestra incapacidad para experimentar alegría, satisfacción o bienestar. Para sentir que nuestra vida es buena, significativa y que además vale la pena.

La depresión y la ansiedad son las enfermedades más asociadas con los problemas de salud mental. Según datos pre pandemia, se estimaba que 275 millones de personas padecían trastornos de ansiedad.

En España, el problema de salud mental más frecuentemente registrado en las historias clínicas de atención primaria es el trastorno de ansiedad que afecta al 6,7% de población con tarjeta sanitaria.

La pandemia no ha hecho más que agravar todos estos problemas y, todavía no se aprecian, pero según los expertos, es altamente probable que un gran número de ciudadanos muestre cambios de conducta extremadamente incívicos, con aumento de la violencia y la desobediencia, consecuencia del incremento de estas enfermedades mentales tras el COVID19 y su impacto en términos de infelicidad.

Conclusiones:

Está bien recordar la importancia de la felicidad para una sociedad cada 20 de marzo, pero estaría mejor que, si de verdad queremos cambiar esta creciente tendencia y minimizar sus consecuencias, comencemos por exigir a nuestra clase política y principales agentes sociales un liderazgo ético, que aúne esfuerzos por:

  1. Educar en valores éticos, comenzando por la igualdad
  2. Promover la colaboración, en lugar de la polarización
  3. Enfocarnos en el largo plazo y la sostenibilidad del conjunto de la sociedad

Si te ha gustado este artículo te agradeceré que le des un “me gusta” y lo recomiendes a tus amigos y conocidos en redes sociales.

Si quieres asistir a alguna de mis charlas sobre liderazgo, comunicación, inteligencia emocional o educación, inscríbete ahora AQUÍ

Un saludo

Jordi Alemany

Fundador

www.liderazgoetico.com | www.entrespuntos.com

Autor: Jordi Alemany

Hola, soy Jordi Alemany. Los que me conocen me definen como un polímata, con una habilidad innata para comunicar, que disfruta conectando personas e ideas. Durante los últimos 20 años he liderado proyectos empresariales ajenos y propios en Valencia, Barcelona, Madrid, Londres, Santiago de Chile y Washington DC, pudiendo trabajar con cientos de profesionales con diferentes culturas y maneras de entender la vida. En paralelo, he dedicado buena parte de mi tiempo libre a estudiar y observar el mundo del liderazgo y la comunicación corporativa, certificando esos conocimientos en algunas de las mejores escuelas de negocios del mundo, como son Stanford (Maestría en liderazgo y organización), la LBS (Management y gestión de la empresa del futuro) o la Macquaire University de Sydney (Comunicación e influencia) Esa experiencia vital, junto a la profesional, el estudio continuado y mi interés por las ciencias humanistas, me ha permitido desarrollar un amplio conocimiento en el campo del liderazgo y la comunicación. Liderazgo Ético es el producto que resume todos estos años de estudio y experiencia. Aquí encontrarás teorías, métodos y casos prácticos, propios y ajenos, que he ido recopilando a lo largo de los últimos 20 años. Espero que disfrutes con estos contenidos y te ayuden a desarrollar tu máximo potencial como líder.

Deja un comentario

Scroll Up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: