¿Inversión en liderazgo o gasto en decoración?

Se que me repito cuando digo que liderar es un acto de generosidad, que consiste en cuidar de otros, ayudándoles a convertirse en la mejor versión de sí mismos.

Sé que muchos pensaréis, pero Jordi, por favor, que esto ya lo has comentado en innumerables ocasiones… y tenéis razón… soy muy plomo con el tema del liderazgo.

Lo repito casi a diario, pero, lamentablemente, por mucho que lo repita, por muy lógico y racional que os suene a algunos, la realidad empresarial nos muestra que, la gran mayoría de aquellos que ostentan puestos de liderazgo, especialmente en el mundo PYME, no acaban de interiorizarlo.

Cuando hablamos de liderazgo, al igual que ocurre con cualquier otra disciplina objeto de observación y estudio, lo lógico sería pensar que uno se forma para poner en práctica lo aprendido.

Estudiar para Ejercer

Por ejemplo, si hablamos de medicina, lo lógico – y habitual – es que un médico, tras cumplir con su educación académica y una vez que comienza a ejercer, ponga en práctica lo que ha aprendido.

Si pensamos en el mundo del deporte ocurre exactamente lo mismo. Un futbolista, por ejemplo, aprende la técnica y la entrena, para luego ponerla en práctica y con ello, mejorar su rendimiento deportivo y el de su equipo.

¡Pues, por raro que suene, en el caso del liderazgo no es así!

Según algunos informes el 55% del gasto en formación de las PYMES se invierte en formación en liderazgo y gestión de equipos para sus gerentes y propietarios.

Con estas cifras uno esperaría encontrarse con más líderes, y en especial, unos mayores niveles de satisfacción laboral en el mundo PYME ¿no crees?

La realidad es que, según las encuestas de satisfacción laboral, más del 65% de los empleados en España (país con un tejido empresarial compuesto por más de un 99% de PYMES) se encuentra entre poco satisfecho y muy insatisfecho.

Tenemos unos 3.4 millones de empresas y casi 3 millones de jefes y directores, muchos de ellos han leído, escuchado e incluso invertido un dinero para formarse y desarrollar sus habilidades de liderazgo, pero, a la hora de la verdad, en su día a día, no ponen en práctica nada de lo que han aprendido. ¿Por qué?

Conocimiento sin acción es completamente estéril

Cualquiera diría – seguro que me equivoco y no es más que una percepción mía – que la mayoría de los que ocupan puestos de responsabilidad parecen más interesados en formarse en liderazgo tan solo para publicar el certificado en su perfil de Linkedin, o para engrosar su marca personal, que para ayudar a su equipo a convertirse en la mejor versión de si mismos y, si es posible, acabar siendo mejores que él o ella mismos.

Podría parecer que, como ocurría en mi niñez, en muchos hogares y empresas se compraban las enciclopedias a juego con el color de la librería del comedor o del despacho de turno, ya que el único propósito de esa compra era meramente decorativo.

“Master of the universe mundial en liderazgo del weno… by University of Kansas City”

Bromas aparte… A los que dirigís las PYMES de nuestro país, os pregunto:

¿Qué sentido tiene que invirtamos dinero en formación sin el convencimiento de que esa formación nos va a resultar útil y con ella vamos a mejorar nuestros resultados y los de nuestro equipo?

¿Dónde está el problema?

En mi modesta opinión y tras años de observación, creo firmemente que se trata de una cuestión cultural, combinada con un modelo socio-económico y sistema educativo orientado a la competencia, el egoísmo y el placer inmediato.

Voy a tratar de explicarme en 3 sencillos puntos:

1. Falta de propósito

Más del 99% de las empresas españolas son PYMES, de las cuales, más del 80% emplean a menos de 10 trabajadores.

Cuando uno analiza el mundo PYME en España se da cuenta de que la mayoría de fundadores constituyeron sus empresas como medio de autoempleo. Como alternativa a un despido, para no aguantar a un jefe o en la confianza de que contaban con las habilidades y experiencia para emprender por su cuenta.

Cuando se les pregunta, el 99% de los emprendedores y gerentes de PYMEs saben decirte qué hacen y cómo lo hacen, pero tan solo un escaso 1% saben responderte POR QUÉ lo hacen, más allá del mero interés económico.

Sin propósito no hay liderazgo.

2. Solucionarme la vida Vs solucionarte la vida

Se habla mucho de propuesta de valor, de hacer la vida del cliente más fácil, de atacar el “dolor” del cliente y de un montón de teorías y conceptos grandilocuentes que suenan de maravilla, más aún cuando los traducimos al inglés… “value proposition” “kill your customer´s pain” “make your customer´s life easier”… claro…

Cuando nos adentramos en el mundo PYME, tal y como explicaba en el punto anterior, la realidad es bien diferente y nos muestra como en la mayoría de casos, los emprendedores y empresarios de PYMES montan sus empresas en base a un solo motivo: solucionar su futuro!

En el 99% de los casos, cuando preguntas al emprendedor/es con cuantos clientes ha validado su idea de negocio la respuesta es… “Ummm, pues todavía con ninguno”

¿Si no te importa lo que opina tu cliente, te va a importar lo que opinen tus empleados? Y si no te importa lo que opinan tus empleados ¿Para que necesitas formarte en liderazgo?

3. Más ego que responsabilidad.

Otro elemento fácilmente observable en el empresario PYME Español es la pobre comprensión de lo que significan algunos títulos en términos de responsabilidad y la necesidad – consecuencia de nuestra cultura y educación – de ostentar.

Solo hay que darse una vuelta por Linkedin para ver que, especialmente en el caso de las Start Ups y PYMES, se da un uso indiscriminado – consecuencia de la necesidad de alimentar egos – de títulos de nivel C.

Cuando el responsable de una PYME está más preocupado de su marca personal en Linkedin que del desarrollo de su equipo, o de la sostenibilidad de su organización, nos va a costar educarle en las ventajas de aplicar el liderazgo.

Como decía mi mentor “Jordi, cuanto más grande es el título en la tarjeta, más grande debe ser la persona detrás del título. Si el título es grande y tú, al abrir la boca, no estás a la altura, estarás generando el efecto contrario al deseado y seguramente, desprestigiándote tú y a tu compañía”

Conclusiones

En definitivas cuentas, cuando uno monta un negocio como medio de vida, para solucionar su futuro, pensando en su economía, sin validar su idea con nadie o pensando que, si le va bien igual puede pegar un pelotazo, pero, sobre todo, creyendo que por montar una empresa ya se es CEO, o incluso que, con tener un gran título en la tarjeta es suficiente para ganarse el respecto de los demás, pues pasa lo que pasa…

Acabamos convirtiendo la inversión en formación de los gerentes de PYME en un gasto en decoración, como ocurría con las bibliotecas ESPASA que uno se encontraba en las bibliotecas del comedor de media España en los años 80 y 90, que quedaban muy bien para cuando venían las visitas, pero no aportaban nada a la cultura de la casa.

Te propongo una reflexión, antes de formarte en liderazgo, de invertir ni un solo euro en un libro, curso o master para mejorar tus habilidades de liderazgo, formúlate, de forma sincera, 3 preguntas:

  • ¿Cuál es el propósito real de invertir en esta formación?
  • ¿Cómo beneficiará esta inversión a mis empleados, clientes, proveedores, etc…?
  • ¿Estoy dispuesto a implantar lo que aprenda?

Si te ha gustado el artículo, por favor, compártelo y dale un “me gusta” 

Te interesa el mundo del liderazgo, te invito a que te suscribas a LIDERAZGO ÉTICO y a EN TRES PUNTOS donde encontrarás contenidos y eventos GRATUITOS mensuales acerca del liderazgo, la comunicación y el desarrollo del talento en el mundo empresarial, además de información detallada acerca de nuestras soluciones e-Learning y programas de mentoring

Saludos

Jordi Alemany

Fundador

Liderazgo Ético | En Tres Puntos

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: