El arte de tomar buenas decisiones

El arte de tomar buenas decisiones

A principios del siglo XXI un invento, y su inventor, cautivaron a algunos de los emprendedores e inversores más importantes de Silicon Valley.

Steve Jobs lo consideró el aparato tecnológico más increíble del mundo moderno, comparándolo con la invención del ordenador personal.

Tal era el nivel de enamoramiento de Steve Jobs con el primer prototipo que vio, que en esa misma reunión decidió ofrecer a su inventor 63 millones USD por un 10% de participación en la empresa. El inventor le rechazó. Como respuesta, Jobs se ofreció a asesorarle GRATIS durante 6 meses. Quería ser parte de ese proyecto, como fuese.

Algo similar ocurrió con Jeff Bezos. El fundador de Amazon vio el prototipo y comentó «Es un producto tan revolucionario que no tendrá problemas para vender millones de unidades.» De hecho, Amazon fue de las primeras empresas en vender el producto on-line, tras su lanzamiento.

John Doerr, legendario inversor que había apostado con éxito por Google y otras muchas empresas tecnológicas de éxito, inyectó 80 millones a la empresa. Según sus predicciones en 1 año facturaría + 1 Billón USD.

El nuevo Edison

Para muchos expertos, tras escuchar las palabras de Jobs, Bezos y Doerr, el invento llegaría a ser más importante que el propio Internet. Iba a revolucionar la vida en todo el planeta.

La prensa estadounidense comenzó a presentar al inventor como el nuevo Thomas Edison, ya que, además, contaba con muchos inventos previos de gran éxito, lo que, junto a la opinión de los emprendedores de éxito del momento, parecía conferirle una excepcional credibilidad.

El propio inventor pronosticaba que, en menos de un año habrían vendido más de 500.000 unidades y a partir de ahí, se venderían miles de unidades diarias en todo el planeta.

Seis años más tarde apenas se habían vendido 140.000 unidades en todo el mundo. Más de una década más tarde la compañía no había alcanzado el punto de equilibrio.

El producto era el Segway PT (Personal Transporter o Transportador Personal). Un vehículo de transporte ligero giroscópico eléctrico birrueda, de dos ruedas laterales, con autobalanceo controlado por ordenador, inventado por Dean Kamen en 2001.

¿Qué pasó para que todos se equivocasen?

Para entender mejor que pasó debemos prestar atención a 2 elementos:

1. Los sesgos cognitivos

2. La personalidad de los «vaticinadores»

Dean Kamen, el inventor del Segway es un genio tecnológico, que ya en 2001 contaba con varios inventos exitosos a sus espaldas, entre ellos, una máquina de diálisis portátil y una silla de ruedas capaz de subir escaleras.

Además, por su apariencia y estado físico, en el valle le conocían como «Batman».

El Sesgo del Efecto halo

Con esos elementos, podemos deducir que, lo primero que pasó fue que tanto Jobs, como el resto, fueron víctimas de lo que en psicología cognitiva se denomina «Efecto Halo».

El efecto halo hace que, de manera automática y completamente emocional, asignemos una credibilidad muy alta a alguien, o algo, del que no sabemos lo suficiente, pero sabemos que ha tenido éxito previamente.

El Sesgo del Efecto rebaño

Al efecto halo, y dada la relevancia de los que lo sufrieron, debemos unir el impacto de otro sesgo cognitivo común: el efecto rebaño.

El efecto rebaño es un sesgo por el que tendemos a imitar y repetir los comportamientos de otros individuos de nuestro entorno.

La Personalidad Ignorrante

Sí, has leído bien. IGNORRANTE.

Ignorrate es un término que he decidido acuñar, tras escuchar una entrevista reciente de Adam Grant a Daniel Kahneman, en la que el nobel en economía define este tipo de errores a la hora de evaluar y decidir, como el producto de combinar 2 elementos:

1. Ignorancia:

Completo desconocimiento acerca de la persona, producto o situación sobre la que debemos decidir.

2. Arrogancia:

Arrogancia del que piensa que, porque sabe de otros temas, o ha tenido éxito antes, sobreestima su capacidad de decidir y sus propias habilidades, subestimando, además, la opinión de aquellos que le rodean.

La personalidad IGNORRANTE se sustenta sobre estos 2 elementos, que sumados, resultan en el tipo de personalidad difícil y arrogante que caracterizaba a Jobs.

En esa época Steve Jobs, al igual que le ocurre a muchos emprendedores y profesionales que alcanzan el éxito demasiado rápido, era un verdadero IGNORRANTE. Prueba de ello es que, en la reunión que se presentó el Segway a Jobs se encontraba el entonces director financiero de Apple, al que el invento no le pareció gran cosa, pero, conociendo a Jobs, prefirió no compartir su opinión al respecto.

Cómo asegurar el fracaso

Llegados a este punto y a modo de recapitulación, podemos concluir que, existe una fórmula, de 3 variables, que resulta infalible a la hora de asegurar que nuestras decisiones se convierten en un absoluto fracaso.

I + A x SE = Fracaso Seguro

(I) Ignorancia acerca del asunto, persona o situación sobre el que hay que decidir.

(A) Arrogancia y sobrevaloración de nuestras capacidades y habilidades.

(SE) Sesgos Emocionales.

Haz la prueba, si quieres asegurarte un sonado fracaso, ponte a decidir acerca de cosas que desconoces, descarta la opinión de los demás y toma la decisión de forma emocional y sesgada. ¡No falla!

Ya, pero nadie nace sabiendo

Es cierto. Nadie nace sabiendo tomar buenas decisiones.

Jobs, Bezos, Musk, Gates, Brandson, Warren Buffett o cualquiera de los empresarios de éxito del planeta han desarrollado el arte de tomar buenas decisiones a base de tropiezos y sonados fracasos. Han tenido que aprender a base de errores, con lo que eso supone.

Como dice Charlie Munger, socio de Warren Buffet y fuente inagotable de sabiduría:

«El éxito no consiste en ser el más inteligente, sino en aprender a minimizar los errores a la hora de tomar decisiones. En dar la vuelta a la ecuación del fracaso seguro.»

La fórmula del éxito probable

Así pues, si quieres mejorar tu toma de decisiones y con ello tus resultados, asegúrate que das la vuelta a la ecuación del fracaso seguro, para convertirla en la fórmula del éxito probable.

C x H – SE = Éxito Probable

(C) Captura tanta información y conocimiento como sea posible de aquello que no conoces lo suficiente.

(H) Humildad. Rodéate de gente mejor que tú y escucha a los que saben.

(SE) Elimina los sesgos emocionales.

El Jobs que todos admiramos es el Jobs del discurso de Stanford en 2005 y los años sucesivos, hasta su fallecimiento en 2011. Un jobs más sabio y humilde, que comenzó a reconocer el valor e importancia de aquellos que le acompañaron.

El arte de tomar buenas decisiones

En Liderazgo Ético sabemos, no solo que nadie nace sabiendo, sino que, además, tomar buenas decisiones es un arte.

Como todo arte, requiere de formación, técnica, método, práctica y valentía, por eso hemos diseñado el programa V.A.L.I.E.N.T.E.S.

Un programa de formación ejecutiva para todo tipo de organizaciones dirigido a mandos intermedios y ejecutivos, que te proporciona el conocimiento, los métodos y la práctica necesarios para mejorar la capacidad de tomar buenas decisiones, a nivel individual y colectivo.

Tienes todos los detalles acerca del contenido del programa y sus beneficios, en la presentación abajo.

Liderazgo ético

El objetivo de este programa es dotar a los participantes con la capacidad de tomar decisiones más inteligentes, ante cualquier circunstancia, por difícil que sea.

Durante el programa revisamos decenas de casos prácticos y realizamos dinámicas que nos permiten practicar y comprender mejor 4 elementos clave:

  • La anatomía de la confianza y su importancia a la hora de liderar.
  • El pensamiento crítico y cómo desarrollarlo e incorporarlo a nuestro día a día.
  • Los principales modelos de toma de decisión y cómo aplicar cada uno de ellos según la situación.
  • Los 12 sesgos emocionales más habituales y cómo excluirlos de la ecuación a la hora de tomar decisiones.

Beneficios del Programa

Con nuestro programa V.A.L.I.E.N.T.E.S.

1. Mejorarás la capacidad de tomar buenas decisiones propia y de todos los miembros de tu organización.

2. Incrementarás tu confianza en la capacidad para tomar decisiones de cada uno de los miembros de tu equipo y viceversa.

3. Mejorarás los resultados económicos, además de la satisfacción y compromiso de todos los miembros de la organización, a nivel individual y colectivo.

¿Qué decides? ¿Quieres convertirte en un V.A.L.I.E.N.T.E.?

Comenzamos a impartir el programa a partir del 4 octubre de 2021. Si quieres saber más, escríbeme a jordi@entrespuntos.com indicando en el asunto: Programa «El arte de tomar buenas decisiones»


Si te gusta este contenido y consideras que aporta valor, te agradeceré que me des un “me gusta” y compartas con tu red.

Quizás te interesen algunos de mis últimos artículos publicados en Linkedin y mi web www.liderazgoetico.com. Si quieres recibir una notificación en tu email cada vez que publique un nuevo artículo o notifique un nuevo evento, te invito a que te suscribas a mi BLOG AQUÍ (No envío newsletters, ni spam.)

Te dejo algunos enlaces a mis artículos más recientes a continuación:

Deja un comentario

Scroll Up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: